La Red Panamazónica (REPAM), fue creada en 2014 como respuesta a la urgente necesidad de cuidar la vida armónica con la naturaleza y de sensibilizar sobre la importancia de la Amazonía para la humanidad. La Red comparte especialistas, recursos e información desde una perspectiva interdisciplinaria. Desde los 90s, el Equipo Viajero ha visitado y establecido relaciones con comunidades indígenas y equipos misioneros alrededor del Amazonas.

Hoy, REPAM enfrenta los siguientes retos:

  • El Intensificación de los proyectos de extracción de recursos en la región (Petróleo, minerales, gas natural, agua, madera ...) por grandes empresas, que tienen un enorme impacto en la zona. Este contexto, basado en la sobreexplotación de recursos naturales, es un reflejo del modelo económico que la encíclica Laudato Si denuncia.
  • El Defensa de los derechos humanos, Particularmente el derecho territorial reconocido a las comunidades y personas indígenas.
  • La necesidad de Promover alternativas al desarrollo, Destacando la contribución de los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales en el Amazonas.

Siguiendo estas líneas de acción, el equipo de REPAM está implementando estrategias multinivel, ya que incluyen discernimiento y reuniones con formuladores de políticas, así Pedagógico.

Por un lado, una guía metodológica y un podcast Serie radial Trabajar en el La Encíclica Laudato Si se encuentra en la página web de la Red en tres idiomas (español, inglés y portugués).

Más allá de esta propuesta, este pasado mes de mayo 1st, instituciones jesuitas latinoamericanas VIII Foro Social Panamazónico en Tarapoto, Perú, Donde los participantes escribieron una carta final sobre la situación que enfrenta la Amazonía en este momento. La carta destaca la violación de los derechos de las comunidades indígenas amazónicas debido a las industrias productivas y extractivas que se están desarrollando en la zona:

"Nosotros, como REPAM, nos damos cuenta del grave impacto que el extractivismo y otras actividades legales e ilegales tienen en la Amazonía, que no sólo afectan al medio ambiente y los recursos naturales, sino también a los derechos humanos de la población local, tanto indígena como no indígena Su derecho a la propiedad territorial. Estos efectos perjudiciales deben actuar como un llamado a la reflexión para nuestros líderes gubernamentales sobre la necesidad de buscar y encontrar nuevas alternativas que busquen armonizar el respeto a los derechos humanos y el medio ambiente, por un lado con el progreso y el desarrollo económicos, por otro.

El derecho a la propiedad territorial no se limita a las cuestiones de propiedad de la tierra. Este derecho se basa en la cultura con la que se identifica un pueblo o una comunidad dentro del espacio específico en el que llevan a cabo sus actividades cotidianas. El concepto de territorio se relaciona con la idea de hábitat y se extiende a interpretaciones específicas de los hábitos de producción humana, ya sea dirigida hacia la obtención de recursos naturales o la creación de nuevas formas de producción ".

Con ese fin y en consonancia con su estrategia política, Los miembros de 18 REPAM viajaron de la región amazónica a Washington DC para defender los derechos a la Tierra ya las aguas limpias.

La Conferencia Jesuita de Canadá y Estados Unidos formaba parte de un comité anfitrión de organizaciones católicas que patrocinaban la visita de la delegación REPAM. Cecilia Calvo, asesora principal de justicia ambiental para la Conferencia Jesuita, ayudó a identificar espacios para que la delegación de REPAM comparta sus voces y preocupaciones sobre el impacto de las industrias extractivas sobre los derechos humanos.

La delegación de REPAM tuvo la oportunidad de declarar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la Organización de Estados Americanos en Washington, DC La delegación estuvo compuesta por líderes indígenas y pastores, entre ellos el cardenal brasileño Cláudio Hummes, presidente de REPAM y ex arzobispo de Sao Paulo ; El Arzobispo Pedro Ricardo Barreto Jimeno, SJ, de Huancayo, Perú, y vicepresidente de REPAM; Y líderes de cuatro países del Amazonas (Brasil, Colombia, Ecuador y Perú).

Esperaban compartir los problemas de derechos humanos a los que se enfrentan los pueblos indígenas en la Amazonia y el rol del acompañamiento Interpretado por la Iglesia católica, respondiendo a la llamada del Papa Francisco en su encíclica Laudato Si 'para cuidar la creación y las comunidades más vulnerables.El apoyo de los jesuitas a la REPAM avanza una prioridad de la Sociedad global expresada en la 36a Congregación General "Compromiso jesuita en regiones como la Amazonia y la Cuenca del Congo" y una prioridad de la Conferencia de Provinciales Latinoamericanas (CPAL).

"A través de esta audiencia pública, esperamos definir la posición de la Red Eclesial Pan-Amazónica - REPAM - de la Iglesia Católica en cuanto a la violación de los derechos de la tierra de los pueblos indígenas y comunidades amazónicas de Sudamérica", dijo el Arzobispo Barreto.