Del 15 al 21 de mayo delegaciones procedentes de 9 países de América Latina y de diferentes puntos de España se reunieron en el País Vasco en el 4º Encuentro de la red COMPARTE, con el lema "Encuentro, intercambio y colaboración para la construcción de economías alternativas”.

La red COMPARTE, promovida por la Conferencia Latinoamericana de Provinciales (CPAL) es una comunidad de aprendizaje y acción para el desarrollo alternativo en la cual participan 16 organizaciones latinoamericanas y la Fundación ALBOAN, y colaboran 5 universidades jesuitas de América Latina y España, y la Universidad de Mondragón.

Las primeras tres jornadas del Encuentro se dedicaron a realizar una mirada al interior de la red COMPARTE. En el Santuario de Loyola, 43 representantes de organizaciones de la red y entidades aliadas analizaron estrategias para transformar los territorios desde el horizonte de la sostenibilidad, definieron colectivamente las apuestas de la red para los próximos 6 años, y avanzaron en la construcción de alianzas para ampliar las alternativas económicas en América Latina.

Ya el jueves XNUMX las delegaciones de la CPAL visitaron diversas experiencias de productores y organizaciones vascas. Producción agroecológica y consumo responsable; distribución y comercialización; y finanzas inclusivas y economía solidaria fueron los ámbitos donde pudieron intercambiar impresiones, y donde se abrió un horizonte de aprendizaje mutuo. Al día siguiente, el viernes XNUMX, XNUMX representantes de la red y de organizaciones de economía solidaria del País Vasco intercambiaron experiencias y propuestas para la construcción de economías alternativas. El trabajo en red apareció como una de las condiciones clave para crear un movimiento económico alternativo con impacto transformador.

Con la asamblea interna del sábado XNUMX se dio por finalizado el Encuentro que ha servido para seguir alimentando el sueño compartido de avanzar hacia economías alternativas que garanticen medios de vida dignos a las personas y comunidades empobrecidas a las que acompañamos; en definitiva, hacia una economía más humana y en armonía con la naturaleza.

Artículo original publicado en InfoSJ.

Foto: Muxotepotolobat